Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué se siente cuando tienes migraña?

Cuando una persona tiene migraña no sólo presenta dolor de cabeza intenso en un lado de su cabeza, sino que además puede presentar otros síntomas acompañantes como problemas para ver, náusea, vómito, intolerancia a la luz, sonidos, olores e incapacidad para concentrarse en otras actividades, algo que llega a ser realmente incapacitante

La migraña es un trastorno muy común que puede llegar a ser incomprendido por aquellas personas que nunca la han presentado e incluso se puede pensar que es solo un dolor de cabeza intenso, sin tomar en cuenta toda la sintomatología que se asocia y el gran impacto que tiene en la calidad de vida de las personas que la padecen. 

Se trata de un trastorno complejo que se caracteriza por episodios de cefalea moderada a severa que puede presentarse de muchas maneras diferentes. A continuación te describimos algunas de las formas más comunes descritas: 

Fases de la migraña

Los ataques de migraña suelen tener una duración de entre 4 hasta 72 horas y consisten en 4 fases que pueden ocurrir de forma simultánea e incluso algunas pueden no estar presentes: 

Fase prodrómica:

Incluso desde 2 días antes, una persona con migraña puede empezar a presentar síntomas diferentes al dolor. Algunas personas presentan bostezos continuos, cambios de humor, dificultad para concentrarse, rigidez en el cuello, fatiga, sed o necesidad de orinar más frecuentemente.

No todas las personas con migraña presentan fase prodrómica, e incluso aquellas que lo presentan en ocasiones pueden no haber hecho la asociación de estos síntomas como un inicio de un ataque de migraña hasta que un médico les solicita realizar un diario de síntomas. Identificar esta fase es importante puesto que el inicio de tratamiento en este punto suele tener mayor efectividad y detener la progresión de los síntomas. 

Aura:

El aura es una fase de síntomas neurológicos reversibles que dura entre 5 a 60 minutos y se presenta inmediatamente antes o durante el dolor de cabeza. Sólo lo presentan un 30% de las personas con migraña y es más común en mujeres.La forma más común es el aura visual hasta en un 90%, seguido del aura sensorial y del aura del lenguaje. 

  • Aura visual:

La persona puede ver puntos negros, destellos de luz o presentar visión borrosa.

  • Aura sensorial:

Puede haber sensación de entumecimiento o adormecimiento de alguna parte del cuerpo. 

  • Aura del lenguaje:

Se puede presentar incapacidad para expresar o comprender palabras o para vocalizar de forma adecuada.

  • Aura motora:

No es tan común, pero algunas personas presentan pérdida de la fuerza muscular que puede llegar a confundirse con un evento cerebrovascular. 

Cefalea:

En esta fase inicia el dolor intenso de cabeza causado por activación del nervio trigémino. El dolor es unilateral, es decir que se presenta sólo en un lado de la cabeza, suele ser pulsátil, de intensidad moderada a severa (calificado entre 5 y 10 en una escala del 0 al 10 en donde el 10 es el peor dolor imaginable) que aumenta al realizar movimientos de la cabeza o actividad física y suele acompañarse de otros síntomas: 

  • Alodinia:

Sensación de dolor incluso ante estímulos no dolorosos, como el roce de las sábanas en la piel

  • Fotofobia:

Sensibilidad a la luz

  • Fonofobia:

Sensibilidad al sonido

  • Osmofobia:

Sensibilidad a olores 

  • Náusea y vómito

La presencia de estos síntomas hacen que la persona busque refugiarse en un lugar oscuro, libre de estímulos para disminuir la carga de malestar. Razón por la cual llega a ser una de las principales causas de incapacidad laboral y escolar. 

Fase posdrómica:

Incluso cuando ya ha cedido el dolor de cabeza algunas personas presentan por hasta 2 días más cansancio excesivo, somnolencia, dificultad para concentrarse o hipersensibilidad a los sonidos. Cuánto más intensa haya sido la cefalea, más intensos o prolongados pueden ser los síntomas en esta fase. 

Diagnóstico

Para considerar el diagnóstico de migraña, la persona debe de haber presentado al menos 5 ataques con las características previamente descritas. El diagnóstico frecuentemente es realizado por un neurólogo mediante un interrogatorio detallado de los ataques de cefalea y al descartar otras enfermedades neurológicas que se le pueden parecer. Sólo en algunos casos son necesarios los estudios de imagen o pruebas neurofisiológicas como el electroencefalograma. 

La migraña no es solo un dolor de cabeza, sino que engloba muchos otros síntomas que en conjunto pueden llegar a afectar a la persona hasta por 4 o 6 días. Conocer las distintas fases de la migraña es de utilidad para sospecharla, tratarla y apoyar a las personas de nuestro alrededor que la padecen.

¿Cuáles son las causas de la migraña?

La migraña es un trastorno neurológico complejo y las causas exactas no se comprenden completamente, pero hay varios factores que pueden contribuir a su desarrollo. Aquí tienes algunas de las causas más comunes:

  • Factores genéticos:

Existe una clara tendencia familiar en muchas personas que sufren de migraña, lo que sugiere que puede haber una predisposición genética. Si uno o ambos padres tienen migraña, hay una mayor probabilidad de que sus hijos también la desarrollen.

  • Cambios en el flujo sanguíneo y neurotransmisores:

Durante una migraña, hay cambios en la manera en que los vasos sanguíneos del cerebro interactúan con los nervios sensoriales del cráneo. Estos cambios pueden involucrar la dilatación (ensanchamiento) y la constricción (estrechamiento) de los vasos sanguíneos, así como alteraciones en los niveles de neurotransmisores como la serotonina, que desempeñan un papel crucial en la regulación del dolor.

  • Factores ambientales y desencadenantes:

Muchas personas experimentan migrañas desencadenadas por factores ambientales como el estrés, cambios en los patrones de sueño, ciertos alimentos (como el chocolate, el queso o el alcohol), o cambios climáticos. Los factores hormonales también pueden desempeñar un papel importante, especialmente en mujeres durante períodos menstruales, el embarazo o la menopausia.

  • Actividad cerebral anormal:

Algunas investigaciones sugieren que las personas con migraña pueden tener una mayor excitabilidad de ciertas áreas del cerebro, especialmente en relación con la percepción del dolor y la sensibilidad a los estímulos externos.

  • Trastornos neurológicos y otras condiciones médicas:

En algunos casos, las migrañas pueden estar asociadas con otras condiciones neurológicas como la epilepsia o el síndrome de la arteria basilar, aunque estas asociaciones son menos comunes.

Es importante recordar que la migraña es un trastorno multifactorial, lo que significa que la combinación de varios de estos factores puede contribuir al desarrollo de los episodios migrañosos. Cada persona puede tener sus propios desencadenantes específicos, por lo que identificar y gestionar estos factores desencadenantes es fundamental para el manejo efectivo de la migraña.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes