Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué pasa en el cerebro con la migraña?

La migraña es una condición neurológica compleja que afecta a millones de personas en todo el mundo, incluyendo a muchos habitantes de Monterrey, Nuevo León. Es una de las formas más comunes de dolor de cabeza, y aunque puede variar en intensidad y frecuencia, su impacto en la calidad de vida puede ser significativo. Comprender lo que sucede en el cerebro durante un episodio de migraña es crucial para manejar y tratar esta afección de manera efectiva.

¿Cómo es el inicio de la migraña? ¿Cuáles son sus desencadenantes?

Las migrañas suelen comenzar con una serie de desencadenantes que varían de persona a persona. Algunos de los más comunes incluyen el estrés, ciertos alimentos, cambios hormonales, falta de sueño y factores ambientales. Cuando una persona está expuesta a estos desencadenantes, su cerebro puede reaccionar de manera anormal, lo que desencadena una serie de eventos que culminan en un ataque de migraña.

¿Cuáles son los factores de riesgo para padecer migraña?

La investigación ha demostrado que la genética juega un papel importante en la susceptibilidad a las migrañas. Si uno de tus padres sufre de migrañas, es más probable que tú también las experimentes. Los científicos han identificado varios genes que pueden estar involucrados en la predisposición a las migrañas, lo que sugiere que la herencia puede influir en la forma en que el cerebro responde a los desencadenantes de la migraña. 

pero, entonces ¿qué pasa en el cerebro con la migraña?, aquí enumeramos algunos de los efectos que tiene la migraña:

  • La activación del tronco cerebral

Uno de los primeros eventos que ocurre en el cerebro de una persona con migraña es la activación del tronco cerebral. El tronco cerebral es una región del cerebro que controla muchas funciones vitales, incluida la percepción del dolor. En personas propensas a las migrañas, esta región puede volverse hiperreactiva, enviando señales anormales a otras partes del cerebro.

  •  La liberación de sustancias químicas

Cuando el tronco cerebral se activa, desencadena la liberación de varias sustancias químicas, como la serotonina y la dopamina. Estas sustancias juegan un papel crucial en la regulación del dolor y otras funciones neurológicas. Durante una migraña, los niveles de estas sustancias pueden fluctuar significativamente, contribuyendo a los síntomas del dolor de cabeza.

  • La inflamación de los vasos sanguíneos

Otro aspecto importante de las migrañas es la inflamación de los vasos sanguíneos en el cerebro. Esta inflamación puede provocar la dilatación de los vasos, lo que contribuye al dolor pulsátil característico de las migrañas. La inflamación también puede afectar a los nervios que rodean los vasos sanguíneos, intensificando aún más el dolor.

  • La sensibilización central

La sensibilización central es un fenómeno en el que el sistema nervioso se vuelve más sensible a los estímulos, lo que significa que los umbrales de dolor se reducen. Durante una migraña, la sensibilización central puede hacer que el cerebro responda de manera exagerada a señales que normalmente no causarían dolor. Esto puede explicar por qué las personas con migraña a menudo experimentan hipersensibilidad a la luz, el sonido y los olores.

  • La fase del aura

Algunas personas con migraña experimentan una fase conocida como «aura» antes de que comience el dolor de cabeza. El aura puede incluir síntomas visuales como destellos de luz, puntos ciegos y patrones en zigzag. Estos síntomas se deben a la propagación de una ola de actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral, seguida de una ola de inhibición. Esta actividad eléctrica anormal puede interrumpir la función normal del cerebro y contribuir a los síntomas de la migraña.

  • El papel del nervio trigémino

El nervio trigémino es uno de los nervios más grandes del cerebro y es responsable de transmitir sensaciones desde la cara al cerebro. Durante una migraña, este nervio puede activarse y liberar sustancias inflamatorias que provocan dolor y otras sensaciones incómodas. Esta activación del nervio trigémino es una de las principales causas del dolor facial y de cabeza asociado con las migrañas.

 ¿Qué tratamientos existen para el manejo de la migraña?

Afortunadamente, existen varios tratamientos disponibles para ayudar a las personas con migrañas a manejar sus síntomas. Estos incluyen medicamentos para aliviar el dolor, terapias preventivas para reducir la frecuencia de los ataques y cambios en el estilo de vida para evitar los desencadenantes. Además, algunas personas encuentran alivio con terapias complementarias como la acupuntura, la meditación y la fisioterapia.

¿Cuáles son los síntomas de la migraña?

La migraña es un trastorno neurológico común que se caracteriza por episodios recurrentes de dolor de cabeza severo, a menudo acompañados de una serie de otros síntomas debilitantes. Es crucial comprender estos síntomas no solo para un diagnóstico preciso sino también para manejar y tratar adecuadamente la condición. A continuación, se describen los síntomas más comunes de la migraña:

Síntomas Primarios de la Migraña

  • Dolor de Cabeza Intenso:

Localización: Generalmente unilateral, lo que significa que el dolor se presenta en un solo lado de la cabeza. Sin embargo, en algunos casos, el dolor puede ser bilateral.

Tipo de Dolor: El dolor suele ser pulsátil o palpitante, y puede variar en intensidad de moderado a severo.

Duración: Los episodios de dolor pueden durar entre 4 y 72 horas si no se tratan.

  • Aura:

Visual: Esta fase previa al dolor de cabeza incluye alteraciones visuales como ver luces intermitentes, puntos ciegos (escotomas) o líneas en zigzag.

Sensitiva: Puede haber hormigueo o entumecimiento en la cara, manos o brazos.

Del Lenguaje: Algunos pacientes experimentan dificultad para hablar o entender el habla.

Motor: Menos común, pero puede incluir debilidad en un lado del cuerpo.

Síntomas Asociados

  • Náuseas y Vómitos:

La migraña frecuentemente se acompaña de náuseas, y en algunos casos, de vómitos, lo que puede intensificar la incomodidad y el malestar del episodio.

  • Sensibilidad a la Luz y al Sonido (Fotofobia y Fonofobia):

Los pacientes a menudo desarrollan una extrema sensibilidad a la luz y al sonido, prefiriendo descansar en un ambiente oscuro y silencioso.

  • Sensibilidad a los Olores (Osmofobia):

La intolerancia a ciertos olores fuertes es otro síntoma común, que puede desencadenar o agravar el episodio de migraña.

  • Alteraciones Sensitivas y Motoras:

Algunos individuos pueden experimentar mareos, vértigo, e incluso desmayos. La debilidad temporal de un lado del cuerpo también puede ocurrir, aunque es menos frecuente.

  • Trastornos del Sueño:

La migraña puede perturbar los patrones de sueño, tanto durante como después de un episodio, lo que puede contribuir a una mayor fatiga y dificultad para recuperarse.

Fases de la Migraña

La migraña suele progresar a través de varias fases, aunque no todas las personas experimentan cada fase en todos los episodios:

  • Pródromo:

Ocurre horas o días antes de la migraña propiamente dicha e incluye síntomas como cambios de humor, antojos de comida, rigidez del cuello y aumento de la frecuencia de micción.

  • Aura:

Puede ocurrir justo antes del dolor de cabeza o simultáneamente. Aunque no todos los migrañosos experimentan aura, aquellos que lo hacen pueden utilizarlo como una señal de advertencia.

  • Ataque:

Esta es la fase en la que se manifiestan los síntomas principales, especialmente el dolor de cabeza.

  • Posdromo:

Después de que el dolor agudo desaparece, los pacientes pueden sentirse agotados, confusos o simplemente «fuera de lugar» durante un período que puede durar varias horas a días.

Importancia del Diagnóstico

Dado que la migraña comparte síntomas con otros tipos de cefaleas y trastornos neurológicos, es esencial obtener un diagnóstico preciso por parte de un profesional de la salud. El tratamiento adecuado puede variar significativamente dependiendo de la naturaleza y la severidad de los síntomas.

Manejo y Tratamiento

El manejo de la migraña puede incluir una combinación de medicamentos para prevenir y tratar los episodios, cambios en el estilo de vida, y técnicas de manejo del estrés. En algunos casos, la identificación y evitación de los desencadenantes personales también puede ser clave para reducir la frecuencia y la severidad de las migrañas.

Para cualquier persona que experimente síntomas de migraña, es fundamental consultar a un neurólogo o especialista en trastornos de cefalea para desarrollar un plan de tratamiento eficaz y personalizado.

¿Cuáles son las causas de la migraña?

Factores Genéticos

  • Herencia:

La migraña tiende a ser hereditaria. Si uno o ambos padres padecen migrañas, existe una mayor probabilidad de que sus hijos también las sufran. Se estima que hasta el 60-70% de los individuos con migraña tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

  • Genética:

Investigaciones han identificado varios genes que están asociados con la predisposición a la migraña. Estos genes afectan la función de los neurotransmisores y la regulación de los vasos sanguíneos en el cerebro. Por ejemplo, las mutaciones en el gen relacionado con el canal de calcio P/Q pueden estar implicadas en formas raras de migraña, como la migraña hemipléjica familiar.

Factores Neurológicos

  • Alteraciones en los Neurotransmisores:

La serotonina, un neurotransmisor crucial en la regulación del dolor, juega un papel significativo en la migraña. Durante un ataque, los niveles de serotonina en el cerebro pueden disminuir, lo que podría provocar la dilatación de los vasos sanguíneos y la liberación de sustancias que causan inflamación y dolor.

  • Actividad Cerebral Anormal:

Las migrañas pueden estar vinculadas a una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Este fenómeno, conocido como depresión cortical propagada, puede desencadenar la fase de aura y provocar cambios en el flujo sanguíneo cerebral.

  • Inflamación y el Sistema Nervioso Trigémino:

El sistema trigémino es una red de nervios que proporciona sensibilidad a la cara y la cabeza. La activación de estos nervios puede liberar sustancias inflamatorias que aumentan la percepción del dolor y contribuyen a la inflamación en las meninges (las membranas que rodean el cerebro).

Factores Ambientales y de Estilo de Vida

  • Estrés y Factores Psicológicos:

El estrés es uno de los desencadenantes más comunes de la migraña. Los cambios en el estado emocional, como la ansiedad y la depresión, también pueden aumentar la susceptibilidad a los ataques de migraña.

  • Patrones de Sueño:

La falta de sueño, los patrones de sueño irregulares o incluso el exceso de sueño pueden desencadenar migrañas. Mantener un horario de sueño regular es crucial para muchas personas con migrañas.

  • Factores Dietéticos:

Ciertos alimentos y bebidas están frecuentemente relacionados con la migraña. Los desencadenantes comunes incluyen alcohol (especialmente vino tinto), cafeína, chocolate, quesos curados, y alimentos procesados ricos en aditivos como los nitratos o el glutamato monosódico (MSG).

  • Cambios Hormonales:

Las fluctuaciones hormonales, particularmente los cambios en los niveles de estrógeno, pueden provocar migrañas en algunas mujeres. Esto explica por qué muchas mujeres experimentan migrañas relacionadas con el ciclo menstrual, el embarazo o la menopausia.

  • Factores Ambientales:

Los cambios en la presión barométrica, el clima extremo y la exposición a luces brillantes o sonidos fuertes pueden actuar como desencadenantes de la migraña. Además, la exposición a ciertos olores o la contaminación ambiental también puede ser un factor contribuyente.

Factores Fisiológicos y de Salud

  • Deshidratación:

No beber suficiente agua puede desencadenar migrañas en algunas personas. Mantenerse bien hidratado es crucial para evitar estos episodios.

  • Problemas de Salud Subyacentes:

Condiciones médicas como la hipertensión, la apnea del sueño y ciertos trastornos metabólicos pueden aumentar el riesgo de desarrollar migrañas.

  • Medicamentos:

Algunos medicamentos, incluyendo ciertos tipos de anticonceptivos orales y vasodilatadores, pueden inducir migrañas en individuos susceptibles.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes