Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Primeros pasos cuando se presenta una migraña

Los dolores de cabeza son tan comunes que no siempre los reconocemos como uno de los primeros pasos de una migraña. Yo desde joven los tenía frecuentemente y lo que hacía era pretender que nada pasaba. Sin embargo, cuando cumplí 40 años los dolores empezaron a empeorar y a sabotear mi vida diaria terriblemente.

Siempre he sido una mujer trabajadora y concentrada en mis proyectos, y mis hijos nunca me han visto flaquear por ninguna clase de malestar, pero fue tal el punto de dolor que se acercaron preocupados por mis malestares: ya no era la misma de antes.

Fue cuando decidí ir al médico y descubrí que padezco de migraña crónica, una condición que puede ser muy agresiva si no se le trata pertinentemente. Así que empecé a seguir las recomendaciones del especialista y a realizarme todo tipo de terapias.

Con el tiempo y la constancia en el tratamiento mi vida cambió por completo. Ahora puedo aprovechar mucho mejor la compañía de mi familia y cuidar más de mí misma.

No hay peor error que ignorar los síntomas

Las migrañas se producen en personas cuyo sistema nervioso es más sensible que el de otras. Quienes padecemos este mal, tenemos las células nerviosas de nuestro cerebro muy delicadas y se estimulan con facilidad.

Yo sentía un dolor horrendo en los ojos, el cuero cabelludo, la frente, los párpados superiores, la boca y la mandíbula, y de ahí hasta llegar al cerebro. Con el tiempo, el dolor de cabeza se volvió intenso, y empezaron a aparecer náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz y al ruido.

Además, los malos hábitos que tenía, agravaba el asunto pues tendía a desordenarme en mis tiempos de sueño y comida, así como a preocuparme demasiado por el trabajo: esto me llenaba de estrés y hacían que los dolores fuesen más frecuentes (duraban hasta dos semanas).

migraña_blog1

La constancia y disciplina en el tratamiento es crucial

No aguanté más y fue cuando decidí ir al médico de cabecera. Al contarle mis síntomas y tomar mi historial médico, me dijo que debía ir a un neurólogo con urgencia, pues mi problema no se iba a solucionar son solo unos analgésicos.

Entonces fui al especialista, me hicieron toda clase de exámenes, y efectivamente me diagnosticaron migraña crónica. Después, cuando me dijeron que no existen curas definitivas quedé bastante espantada, con la sensación que esto me iba a acompañar de por vida.

Fue cuando me explicaron que se utilizan medicamentos y terapias para aliviar el dolor y reducir el número y la gravedad de los ataques, pero que efectivamente podía combatir este mal antes de que trajera consecuencias irreparables, pero tenía que ser disciplinada y tomármelo en serio.

Ahora soy yo quien controla al dolor

Empecé el tratamiento con fármacos y terapias de Estimulación Magnética Transcraneal. Al principio, no entendía muy bien de qué iba todo, pero el médico me indicó que sería un tratamiento sin dolor que estimularía las zonas afectadas de mi cerebro.

También tuve que cambiar malos hábitos y empezar a alimentarme mejor. Esto me hizo consciente de que no podía seguir subestimando mi salud, dejándola en segundo plano. Pasaron las semanas, y el cambio en mi vida fue muy notorio para todos…

Empecé a tener el control de mi vida, a disfrutar de los momentos con mi familia, y dejé atrás ese periodo de malestar crónico que me estaba haciendo tanto daño. ¡Ahora soy yo quien controla al dolor!

Tratamiento para primero pasos de una Migraña

No importan las circunstancias, en
Neurocenter siempre tenemos algo para ti.

Dirección:

Sayula 306, Mitras Sur
Monterrey, Nuevo León
C.P. 64020