Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la migraña vertiginosa?

La migraña vestibular es la primera causa de vértigo recurrente espontáneo y la segunda causa de consulta por vértigo en las consultas de otoneurología, tras el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB). Sin embargo, es una patología infradiagnosticada debido a su duración variable y la falta de relación temporal con la cefalea migrañosa. 

La migraña asociada al vértigo es uno de los trastornos vestibulares más frecuentes en la población. Puede aparecer a cualquier edad y afecta más a las mujeres que a los hombres. Tanto el vértigo como la migraña son síntomas muy frecuentes en la población general.

Es habitual que ambos síntomas coincidan en el mismo paciente, por lo que el abordaje realizado por el otorrinolaringólogo irá encaminado a determinar cuál es el trastorno vestibular que origina los síntomas vertiginosos. 

La duración de los episodios que definen la migraña vestibular puede ser variable, normalmente desde 5 minutos hasta 72 horas. El 30% de los pacientes tiene episodios que duran minutos, un 30% sufren ataques de horas y otro 30% padece ataques durante varios días. El 10% restante sufre ataques durante unos segundos.

Síntomas que produce la migraña vertiginosa

La migraña vertiginosa, también conocida como migraña vestibular, es una condición que combina los síntomas típicos de la migraña con un vértigo severo. Este tipo de migraña puede ser especialmente desafiante, ya que afecta tanto el sistema nervioso central como el equilibrio, impactando significativamente en la vida diaria de quien la padece.

Entre los síntomas más comunes que pueden acompañar a la migraña vertiginosa, se incluyen:

  • Vértigo:

Se trata de una sensación de movimiento o giro que puede ser muy intenso y durar desde minutos hasta horas. El vértigo asociado con la migraña vertiginosa puede ocurrir antes, durante, después o independientemente del dolor de cabeza.

  • Náuseas y vómitos:

Estos síntomas son comunes en las migrañas en general, pero pueden ser particularmente intensos en casos de migraña vertiginosa debido al vértigo.

  • Sensibilidad a la luz y al sonido:

Durante un episodio, la persona puede experimentar una mayor sensibilidad a estímulos visuales y auditivos, buscando refugio en ambientes oscuros y silenciosos.

  • Dolor de cabeza:

Aunque la migraña vertiginosa pone un énfasis significativo en el vértigo, el dolor de cabeza, usualmente pulsátil y a menudo localizado en un lado de la cabeza, sigue siendo un síntoma clave.

  • Problemas de equilibrio y coordinación:

Dificultades para mantener el equilibrio o coordinar movimientos pueden ser evidentes, afectando la capacidad para caminar o realizar actividades diarias.

  • Problemas auditivos:

Algunas personas pueden experimentar sensaciones auditivas inusuales, como tinnitus (zumbido en los oídos) o pérdida temporal de audición.

  • Sensibilidad al movimiento:

Los cambios en la posición de la cabeza o el movimiento corporal pueden exacerbar el vértigo y otros síntomas.

  • Aura:

Aunque no todas las personas con migraña experimentan aura, aquellas que sufren de migraña vertiginosa pueden tener auras visuales (como destellos de luz o visiones de zigzag), sensoriales (como hormigueo en las extremidades) o del habla (dificultad para hablar claramente) antes de que comience el dolor de cabeza.

Es importante reconocer que la migraña vertiginosa puede manifestarse de manera diferente en cada persona. La frecuencia y severidad de los síntomas pueden variar, y no todos los individuos experimentarán todos los síntomas mencionados.

El diagnóstico de la migraña vertiginosa implica un examen detallado y a menudo requiere descartar otras causas potenciales de vértigo y migraña. El tratamiento puede incluir medicamentos para prevenir los episodios de migraña, medicamentos para aliviar los síntomas durante un ataque y, en algunos casos, terapia de rehabilitación vestibular para ayudar a manejar el vértigo.

Comprender los síntomas de la migraña vertiginosa es un paso crucial para buscar tratamiento y apoyo adecuados. Si tú o alguien que conoces experimenta estos síntomas, es recomendable consultar a un especialista en neurología o a un médico con experiencia en trastornos del equilibrio y migrañas para una evaluación y manejo apropiados.

Diagnóstico de la migraña vertiginosa

El diagnóstico de la migraña vestibular puede ser complejo, ello condujo a la elaboración de un consenso por parte de la Bárány Society y la International Headache Society.

Otras pruebas útiles en el diagnóstico diferencial, especialmente con la enfermedad de Meniere, son las pruebas de audición (audiometría) y las pruebas que exploran la función vestibular como la videonistagmografía (VNG), pruebas calóricas, vHIT (Video Head Impulse Test), VEMPS (vestibular evoked myogenic potentials) y electrococleografía. 

Es importante destacar que el diagnóstico de la migraña vestibular es clínico y se basa en los criterios mencionados anteriormente. Sin embargo, las pruebas complementarias ocupan un lugar importante en el diagnóstico diferencial, especialmente si hay dudas en el diagnóstico o la migraña vestibular se solapa con otra enfermedad.

Se pueden utilizar las pruebas radiológicas que descartan fundamentalmente etiología orgánica, entre ellas:

  • La tomografía computarizada
  • Resonancia magnética
  • Eco-doppler
  • Angiografía, etc.

Tratamiento en la migraña vestibular

El tratamiento de la migraña vestibular puede resultar un poco complejo debido a su difícil diagnóstico. En general, la modificación de los hábitos de vida se muestra efectiva tanto para la migraña en sí como para la migraña vestibular:

  • El descanso adecuado (sueño reparador)
  • Los hábitos de vida saludable
  • La disminución del estrés.

Se postula que la disminución o ausencia de cafeína, así como evitar ciertos alimentos como el chocolate de la dieta habitual, también podría reducir ampliamente el número de crisis en pacientes susceptibles. 

Otras situaciones que se han visto implicadas son:

  • La deshidratación
  • Factores hormonales como la menstruación o la toma de anticonceptivos orales
  • La ingesta de alcohol
  • Cambios de temperatura importantes
  • Trastornos del ánimo.         

En cuanto a los fármacos empleados, se debe distinguir entre la fase aguda y el tratamiento profiláctico (preventivo). En las crisis agudas se utilizan antimigrañosos del grupo de los triptanes.

Modificaciones de estilo de vida 

Un esfuerzo constante por parte del paciente para adherirse a las modificaciones necesarias del estilo de vida (incluido evitar los desencadenantes de la migraña mencionados anteriormente), el uso de medicamentos según lo prescrito y las tareas y ejercicios específicos realizados de forma independiente en el hogar son fundamentales para el éxito del programa de rehabilitación general.

Tal adherencia es esencial para la reducción efectiva de los síntomas y las limitaciones de la función causadas por la migraña vestibular.

Prevención de la migraña vestibular

Disponemos de múltiples opciones, algunos ejemplos son:

  • Calcio-antagonistas (Flunarizina)
  • Beta-bloqueantes (Propanolol)
  • Antiepilépticos (Topiramato)
  • Antidepresivos (Amitriptilina)
  • Diuréticos (Acetazolamida).

En cualquiera de los casos, deberá ser el especialista quien determine el tratamiento a seguir en función de la sintomatología del paciente, su historia clínica y los efectos secundarios de cada fármaco.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes