Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Es grave la migraña en niños?

La cefalea es un síntoma común en la edad pediátrica, siendo un motivo de consulta muy frecuente. En la edad pediátrica, la prevalencia se estima entre el 42 y el 60%, con aumento progresivo con la edad pudiendo llegar al 82% a la edad de 15 años. 

Por otro lado, podemos definir que la migraña es una enfermedad del sistema nervioso central, que se presenta con cefalea recurrente, en general pulsátil, acompañada por síntomas autonómicos y de aumento de la sensibilidad a estímulos (luz, sonidos, movimiento). Se ha redefinido en los últimos años como una enfermedad crónica con manifestaciones episódicas.

Clasificación de las cefaleas

La clasificación más utilizada es la última versión de la International Classification of Headache Disorders, que define los criterios diagnósticos de los diferentes tipos de cefalea                                                   

Con relación a su etiología, podemos establecer dos grupos de cefalea, cefaleas primarias (intrínsecas al sistema nervioso) y cefaleas secundarias (en las que la cefalea es un síntoma de un proceso subyacente, por ejemplo, un traumatismo craneal o un síndrome febril agudo).

Estos dos grupos no son mutuamente excluyentes.    

Dentro de las cefaleas primarias, las de mayor interés en la edad pediátrica son la migraña y la cefalea tensional. Con relación a su patrón temporal, la clasificación de Rothner es útil en la práctica diaria, determinando cuatro patrones de cefalea:

  • Agudo
  • Agudo recurrente (o episódico)
  • Crónico progresivo
  • Crónico no progresivo.

¿Por qué se producen las cefaleas intensas?

Las causas más frecuentes de cefaleas secundarias u orgánicas son:

  • Hidrocefalia y tumores
  • Traumatismos
  • Infecciones
  • Tóxicos
  • Trastornos vasculares
  • Enfermedades sistémicas
  • Trastornos metabólicos e hipoxia
  • Malformaciones craneales
  • Trastornos epilépticos
  • Defectos de refracción.

El mayor reto del médico a nivel diagnóstico es identificar la causa y valorarla, por tal motivo es necesario abordarla adecuadamente.

 ¿Qué manifestaciones clínicas tienen las cefaleas y las migrañas?

En la población pediátrica, la migraña tiene una prevalencia de entre el 1 y el 3% en niños de entre 3 y 7 años, y aumenta con la edad llegando al 8-23% en adolescentes. Conforme aumenta la edad, la migraña se hace más frecuente en el sexo femenino. En la infancia, el tipo más frecuente de migraña es la migraña sin aura, que se define según los siguientes criterios diagnósticos:

  • Al menos cinco crisis
  • Episodios de cefalea de 4 a 72 hrs de duración (no tratados o tratados sin éxito)
  • La cefalea presenta al menos dos de las siguientes cuatro características: localización unilateral, carácter pulsátil, dolor de intensidad moderada o grave, empeora con o impide llevar a cabo la actividad física habitual.
  • Al menos uno de los siguientes síntomas durante la cefalea: Náuseas y/o vómitos, fotofobia y fonofobia.

Los niños tienen una serie de particularidades:

  • El dolor suele ser bilateral y de localización frontoparietal.
  • Suelen ir acompañados de mareos
  • Visión borrosa
  • Dificultad para leer
  • Palidez facial
  • Sudoración o rubor.
  • La duración de los episodios suele ser más corta que en los adultos.    

Se admite que las crisis de migraña pueden durar entre 2-72 horas, aunque algunos autores admiten duraciones aún más breves (30-60 minutos).

¿Cuándo debemos de solicitar estudio de neuroimagen?

El mayor problema es identificar el proceso, ya que los niños más pequeños raramente podrán relatar adecuadamente los síntomas. Hay que tener en cuenta el relato del niño y perfilarlo con un interrogatorio dirigido. Es primordial la realización de un examen físico detallado. Se valorarán:

  • El estado general
  • La frecuencia cardíaca
  • La presión arterial)
  • La auscultación cardiopulmonar
  • Los parámetros antropométricos
  • La inspección de la piel
  • El examen de los oídos
  • La región orofaríngea
  • La articulación temporomandibular.

La mayoría de las causas de cefalea aguda se podrán descartar con esta sistemática, ya que lo más frecuente es que esté asociada de una infección de vías respiratorias altas.

Las pruebas de neuroimagen no están indicadas de forma rutinaria. Se reservarán para situaciones en los que el diagnóstico no esté claro o cuando se sospeche una causa secundaria. Se debería realizar una prueba de imagen (idealmente RM craneal) ante la presencia de una cefalea intensa de inicio brusco o progresiva (aumento en frecuencia e intensidad) o ante un cambio en el patrón de la cefalea (frecuencia, intensidad o sintomatología).

Ante una cefalea que empeora con maniobras de Valsalva (tos, estornudo o al defecar), o que asocia sintomatología sistémica (fiebre, exantema, dolor articular), un estado de inmunosupresión, hipercoagulabilidad o la un trastorno neurocutáneo, genético, tumoral o reumatológico.

Igualmente, es obligada ante una exploración neurológica anormal (papiledema, alteración de conciencia o conductual, afectación de pares o focalidad neurológica). También en cefaleas que aparecen durante el sueño, o que lo interrumpen, o que aparecen siempre al despertarse. Todos estos factores se denominan signos de alarma o “red flags”.

¿Con quién debo acudir cuando se presenta una migraña en niños?

Los neuropediatras son especialistas en trastornos neurológicos que afectan a los niños, y la migraña es una de las condiciones que pueden ser tratadas dentro de su ámbito de especialización.

Cuando se trata de migrañas pediátricas, el neuropediatra realiza una evaluación completa, teniendo en cuenta la historia clínica del niño, los síntomas específicos de las migrañas, así como cualquier otro factor relevante. Es fundamental entender que la migraña en niños puede presentarse de manera diferente que en adultos, por lo que un enfoque especializado es esencial.

El tratamiento puede variar según la gravedad de las migrañas y las necesidades individuales del niño. El neuropediatra puede recomendar cambios en el estilo de vida, manejo del estrés, y en algunos casos, medicamentos específicos adaptados a la edad y la situación del paciente.

Es importante destacar que, en algunos casos, el neuropediatra puede trabajar en colaboración con otros profesionales de la salud, como neurólogos o especialistas en dolor, para garantizar un enfoque integral y efectivo en el tratamiento de las migrañas en niños.

Recuerda siempre consultar con un profesional de la salud para obtener asesoramiento específico sobre la situación única de cada niño y recibir orientación personalizada sobre el manejo de las migrañas en el contexto pediátrico.

¿Qué tratamiento es más eficaz?

En el caso de detectar signos de alarma que indiquen una posible cefalea secundaria se realizará estudio complementario y el tratamiento será el específico de la causa. 

En cuanto a las cefaleas primarias, el tratamiento no debe basarse exclusivamente en el aspecto farmacológico, sino que se debe valorar la necesidad de una intervención psicológica, fundamentalmente en la cefalea tensional. En este apartado nos centraremos en el tratamiento farmacológico.  

En el tratamiento de la migraña, se fundamenta en una modificación de hábitos de vida y un tratamiento farmacológico. En cuanto al estilo de vida, se han intentado evitar los desencadenantes de cefalea y estrés. Se recomienda una adecuada higiene del sueño, restringir el uso de pantallas, mantener una alimentación saludable y realizar deporte aeróbico de forma habitual.

El tratamiento agudo de un episodio de migraña ha de ser precoz, siendo los AINE por vía oral la primera opción (máximo 3 veces/semana). Si no son efectivos, se recomienda el uso de triptanos (a partir de 6 años). El tratamiento profiláctico tiene como fin el evitar o disminuir la frecuencia de los episodios.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes