Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la migraña hormonal?

Una migraña es más que un fuerte dolor de cabeza. Es una enfermedad neurológica con una serie de síntomas que pueden incluir un dolor debilitante en un lado de la cabeza que se puede describir como pulsante o punzante. 

Las migrañas menstruales, también conocidas como dolores de cabeza hormonales, ocurren justo antes o durante el periodo menstrual de la mujer (hasta dos días antes y tres días durante) y pueden empeorar con el movimiento, la luz, los olores o el sonido. Sus síntomas pueden durar algunas horas, pero probablemente durarán días.

Se estima que el 70% de las personas que sufren migrañas son mujeres. De estas mujeres, entre el 60% y el 70% reportan una conexión entre su menstruación (períodos) y sus ataques de migraña. Las mujeres sufren ataques de migraña tres veces más frecuentemente que los hombres.

El embarazo también puede influir en la frecuencia y la intensidad de las migrañas hormonales. Algunas mujeres experimentan una mejora en sus migrañas durante el embarazo debido a niveles más estables de hormonas, mientras que otras pueden experimentar un empeoramiento. Después del parto, la situación hormonal puede cambiar drásticamente, lo que también puede afectar la frecuencia y la intensidad de las migrañas hormonales. 

La menopausia es otra fase de la vida en la que las mujeres pueden experimentar cambios hormonales significativos. La disminución de los niveles de estrógeno durante la menopausia puede influir en la frecuencia y la intensidad de las migrañas. En algunos casos, las mujeres pueden experimentar una disminución en la frecuencia de las migrañas después de la menopausia.

Una migraña menstrual es uno de varios tipos de migrañas. Ejemplos de otras migrañas incluyen la migraña con aura, la migraña sin aura y la migraña crónica

¿Qué es el estrógeno?

El estrógeno y la progesterona son las dos principales hormonas sexuales de las mujeres. El estrógeno causa los rasgos físicos femeninos, desencadena la pubertad y ayuda con la reproducción. También afecta directamente los niveles de colesterol, controla el ciclo menstrual, protege la salud del hueso, de la piel y de otros tejidos. Es producido principalmente por los ovarios. Los niveles de estrógeno cambian, están en la cantidad más alta en la mitad del ciclo menstrual y en la cantidad más baja cuando la mujer está en su período.

¿Qué desencadena las migrañas en las mujeres?

Además de una disminución de los estrógenos, las píldoras anticonceptivas y la terapia de reemplazo hormonal para la menopausia pueden cambiar la frecuencia o gravedad de las migrañas. Si la paciente nota que su migraña empeora después de comenzar a tomar uno de estos medicamentos, se debe optar por un medicamento que contenga una dosis más baja de estrógeno o solicitar un cambio de un régimen de dosificación interrumpido a uno continuo. 

¿Cuáles son los síntomas de una migraña hormonal?

Los síntomas de una migraña menstrual son los mismos que los de otros tipos de migrañas:

  • Dolor de cabeza que varía desde sordo hasta un latido intenso
  • Sensación de mucho calor (sudoración) o frío (escalofríos)
  • Sensibilidad a la luz, ruidos y olores
  • Cuero cabelludo con sensibilidad aumentada
  • Pérdida de apetito
  • Mareos y visión borrosa
  • Palidez
  • Sensación de cansancio
  • Náuseas y vómitos, malestar estomacal, dolor abdominal
  • Diarrea o fiebre (raro)

 ¿Cómo se realiza el diagnóstico de una migraña hormonal?

El diagnóstico de las migrañas hormonales se basa principalmente en la historia clínica y los patrones de los síntomas relacionados con el ciclo menstrual. Es importante llevar un registro detallado de los episodios de migraña y cualquier factor desencadenante potencial. En algunos casos, los médicos pueden recomendar pruebas hormonales para evaluar los niveles de estrógeno y progesterona.

¿Cuál es el tratamiento para una migraña hormonal?

El tratamiento de la migraña hormonal puede implicar tanto enfoques farmacológicos como no farmacológicos para abordar los síntomas y reducir la frecuencia de los episodios. Es importante destacar que el tratamiento debe ser personalizado, adaptándose a las necesidades y la respuesta individual de cada paciente. A continuación, se exploran con más detalle los enfoques farmacológicos y no farmacológicos para la migraña hormonal:

Medicamentos específicos para la migraña hormonal

  • Anticonceptivos orales:

En algunos casos, se pueden recetar anticonceptivos orales que contienen estrógeno y progesterona para regular los niveles hormonales y reducir la frecuencia de las migrañas. Sin embargo, la elección del anticonceptivo oral debe considerar los riesgos y beneficios individuales, especialmente en mujeres con factores de riesgo para eventos trombóticos.

  • Terapia de reemplazo hormonal (TRH):

Para mujeres en la perimenopausia o menopausia, la TRH puede ser una opción para equilibrar los niveles hormonales y reducir las migrañas. Nuevamente, la decisión de utilizar la TRH debe basarse en una evaluación individual de riesgos y beneficios.

Medicamentos para el alivio del dolor

  • Analgésicos:

Medicamentos de venta libre como el ibuprofeno o el paracetamol pueden proporcionar alivio para el dolor de cabeza asociado con las migrañas hormonales.

  • Medicamentos específicos para la migraña:

Triptanos, como el sumatriptán, son medicamentos recetados que actúan sobre los receptores serotoninérgicos para aliviar el dolor de la migraña. Estos pueden ser eficaces en el tratamiento agudo.

Prevención de migrañas

  • Antidepresivos tricíclicos y betabloqueadores:

Estos medicamentos se pueden usar para la prevención de las migrañas al regular los neurotransmisores y reducir la frecuencia de los episodios.

  • Antiepilépticos:

Medicamentos como el topiramato y el valproato pueden ser eficaces en la prevención de las migrañas.

Tratamiento no farmacológico

  • Gestión del estrés.

Puede ser clave en la reducción de las migrañas hormonales. Técnicas de relajación, meditación, yoga o mindfulness pueden ser útiles.

  • Estabilidad en los patrones de sueño.

Mantener horarios regulares de sueño puede ayudar a prevenir las migrañas. Tener un sueño adecuado y consistente es fundamental para la salud en general y puede tener un impacto positivo en la gestión de las migrañas hormonales.

  • Dieta y hidratación.

Evitar alimentos desencadenantes conocidos, como ciertos tipos de quesos, chocolate, cafeína en exceso, y alimentos procesados, puede ayudar a prevenir migrañas. Mantenerse bien hidratado también es esencial.

  • Ejercicio regular.

El ejercicio regular puede ayudar a reducir la frecuencia y la intensidad de las migrañas. Sin embargo, es importante establecer un equilibrio, ya que el ejercicio intenso puede desencadenar migrañas en algunas personas.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes