Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuál es la relación entre un dolor de cabeza y el alcohol?

El alcohol puede desencadenar una cefalea similar a la migraña, incluso en personas sin antecedentes personales de esta. 

Existen dos grandes tipos de cefaleas: las primarias, en las que no existe una causa; y las secundarias, cuando sí. Dentro de las segundas, la atribuida al consumo de alcohol se subdivide a su vez en la cefalea postconsumo aguda, cuando comienza en las tres primeras horas tras la ingesta; y la diferida, más tardía y conocida coloquialmente como resaca.

¿Puede el alcohol provocar migraña?

El alcohol es conocido por ser un desencadenante de migrañas en algunas personas. Sin embargo, es importante recordar que la sensibilidad al alcohol puede variar considerablemente de una persona a otra, y no todas las personas que padecen migrañas experimentarán un ataque tras consumir alcohol.

Aunque el mecanismo exacto por el que el alcohol desencadena migrañas en algunas personas aún no se comprende completamente, la investigación sugiere varias vías a través de las cuales el alcohol puede inducir estos ataques. A continuación, se detallan algunos de los mecanismos propuestos:

  • Vasodilatación:

El alcohol puede causar la dilatación (expansión) de los vasos sanguíneos en el cerebro. Este efecto de vasodilatación se ha asociado con el desarrollo de dolores de cabeza y migrañas. La expansión de los vasos sanguíneos puede aumentar la presión en el interior del cráneo y activar los nervios que transmiten señales de dolor.

  • Efectos sobre los neurotransmisores:

El consumo de alcohol afecta los niveles de varios neurotransmisores en el cerebro, como la serotonina y la dopamina. Estos cambios pueden influir en la susceptibilidad a las migrañas. La serotonina, en particular, juega un papel crucial en la regulación del dolor y de los vasos sanguíneos en el cerebro. Las fluctuaciones en los niveles de serotonina pueden desencadenar migrañas en individuos susceptibles.

  • Deshidratación:

Al ser un diurético, el alcohol aumenta la pérdida de líquidos y puede llevar a la deshidratación. La deshidratación, a su vez, puede ser un desencadenante de migrañas para algunas personas, posiblemente debido a la disminución del flujo sanguíneo cerebral o a cambios en la composición química del cuerpo.

  • Congéneres y otros compuestos:

Algunas bebidas alcohólicas contienen congéneres, que son sustancias químicas producidas durante el proceso de fermentación y envejecimiento. Los congéneres pueden contribuir a la severidad de las migrañas. El vino tinto, por ejemplo, contiene tiramina y fenoles, sustancias que se han asociado con la aparición de migrañas. La tiramina, en particular, es un compuesto vasoactivo que puede influir en la aparición de migrañas.

  • Respuesta inflamatoria:

El alcohol puede estimular una respuesta inflamatoria en el cuerpo. Esta respuesta puede involucrar la liberación de citocinas y otras sustancias inflamatorias que contribuyen al desarrollo de migrañas.

 ¿Qué es la resaca o dolor de cabeza?

La resaca se refiere a un conjunto de síntomas que ocurren como consecuencia de beber demasiado alcohol. Los síntomas característicos incluyen cansancio, debilidad, sed, dolor de cabeza, dolor muscular, náusea, dolor de estómago, vértigo, sensibilidad a la luz y al ruido, ansiedad, irritabilidad, sudor y presión arterial alta. La resaca puede variar según la persona.  

El alcohol es el principal culpable de la resaca, pero otros componentes de las bebidas alcohólicas pueden contribuir a los síntomas de la resaca o empeorarla.

¿Por qué se ocasiona el dolor de cabeza asociado al consumo de alcohol?

Varios factores pueden contribuir a la resaca:

  • Deshidratación leve:

El alcohol inhibe la liberación de vasopresina, una hormona producida por el cerebro que envía señales a los riñones para que retengan líquidos. Como consecuencia, el alcohol aumenta la frecuencia para orinar y la pérdida excesiva de líquidos. La deshidratación leve resultante probablemente contribuye a los síntomas de resaca como sed, cansancio y dolor de cabeza.

  • Interrupción del sueño:

Las personas pueden dormirse más rápido después de beber alcohol, pero su sueño está fragmentado y tienden a despertarse más temprano. Esto causa cansancio, así como la pérdida de productividad.

  • Irritación gastrointestinal:

El alcohol irrita directamente el revestimiento del estómago y aumenta la liberación de ácido, lo que puede provocar náusea y malestar estomacal.

  • Inflamación:

El alcohol aumenta la inflamación en el cuerpo. La inflamación contribuye al malestar general que las personas sienten cuando están enfermas, así que también puede contribuir a los síntomas de la resaca.

  • Exposición al acetaldehído:

El metabolismo del alcohol, principalmente por el hígado, genera el compuesto acetaldehído, un subproducto tóxico y de corta duración que contribuye a la inflamación del hígado, páncreas, cerebro, tracto gastrointestinal y otros órganos.

  • Mini abstinencia:

Al beber, las personas se pueden sentir más tranquilas, más relajadas e incluso eufóricas, pero el cerebro se adapta rápidamente a esos efectos positivos ya que trata de mantener un equilibrio. Como consecuencia, cuando desaparece el mareo, las personas pueden sentirse más inquietas y ansiosas que antes de beber.

¿Cuánto tiempo dura la resaca?

Los síntomas de la resaca alcanzan su punto máximo cuando la concentración de alcohol en la sangre vuelve a ser de aproximadamente cero. Los síntomas pueden durar 24 horas o más.

Remedio para la resaca

No existe ninguna poción mágica para combatir la resaca, y solo el tiempo puede ayudar. Una persona debe esperar para que el cuerpo termine de eliminar los subproductos tóxicos del metabolismo del alcohol, se rehidrate, sane el tejido irritado y recupere las inmunidades y la actividad cerebral hasta niveles normales. No existe manera de acelerar la recuperación del cerebro después del consumo de alcohol; beber café, darse una ducha o beber una bebida alcohólica la mañana siguiente no curarán la resaca. 

Algunas personas toman analgésicos de venta sin receta (por lo general acetaminofén) antes de acostarse con el fin de minimizar la resaca. Es importante saber que la combinación de alcohol y acetaminofén puede ser tóxica para el hígado. 

Algunas personas, a fin de aliviar los síntomas de la resaca, recurren a bebidas deportivas ricas en electrolitos u otros productos, o incluso a tratamientos intravenosos, en un intento por recuperar los electrolitos perdidos a causa del aumento en la frecuencia de orinar y la pérdida de líquidos al consumir alcohol. Las investigaciones no han descubierto ninguna correlación entre el alcance de las alteraciones de electrolitos y la gravedad de las resacas, o el impacto que los electrolitos agregados producen en la gravedad de la resaca.

En la mayoría de las personas, el cuerpo recupera rápidamente el equilibrio de electrolitos una vez que desaparecen los efectos del alcohol.

¿Cuándo consultar al médico y cuándo es una urgencia?

Los signos y síntomas más graves que acompañan al consumo excesivo de alcohol pueden indicar una intoxicación por alcohol, una urgencia que pone en riesgo la vida. Algunos signos son los siguientes signos:

  • Confusión
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Respiración lenta (menos de ocho respiraciones por minuto). 
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes