Migraña en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la cefalea vascular?

El dolor de cabeza es una de las dolencias más comunes experimentadas por las personas en todo el mundo. Desde la fatiga hasta el estrés, hay una multitud de causas que pueden desencadenar este malestar. Sin embargo, dentro del espectro de dolores de cabeza, existe un tipo específico que merece atención especial: la cefalea vascular.

Migraña:

La migraña es un subtipo prominente de cefalea vascular, caracterizada por ataques recurrentes de dolor de cabeza pulsátil, generalmente en un solo lado de la cabeza. Este dolor puede ser acompañado por náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz y al sonido, y en algunos casos, síntomas neurológicos como aura. La migraña es más que un simple dolor de cabeza; es una condición debilitante que puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen.

Aura:

El aura es un fenómeno neurológico que a menudo precede a un ataque de migraña. Se manifiesta como síntomas visuales, sensoriales o del habla que pueden durar desde unos minutos hasta una hora antes del inicio del dolor de cabeza. En el caso de la cefalea vascular, el aura puede estar asociada con cambios en el flujo sanguíneo cerebral y la actividad eléctrica anormal en el cerebro.

Cefalea Vascular:

La cefalea vascular, en general, se refiere a dolores de cabeza que tienen un origen vascular, es decir, están relacionados con cambios en los vasos sanguíneos del cerebro. Estos cambios pueden incluir vasodilatación, donde los vasos sanguíneos se ensanchan, o vasoconstricción, donde se estrechan. La alteración en el flujo sanguíneo cerebral asociado con estos cambios puede desencadenar dolor y otros síntomas.

Causas de cefalea vascular

Algunos trastornos vasculares que pueden causar cefalea vascular incluyen:

  • La arteritis de células gigantes
  • La arteritis de la temporal
  • La disección arterial.

Estas condiciones implican inflamación o daño a los vasos sanguíneos, lo que puede interferir con el flujo sanguíneo normal y provocar dolor de cabeza.

  • La hipertensión:

También puede desempeñar un papel importante en la cefalea vascular. La presión arterial alta puede ejercer una tensión adicional en los vasos sanguíneos cerebrales, lo que puede desencadenar dolor de cabeza en algunas personas. La cefalea relacionada con la hipertensión a menudo se describe como una sensación de presión en la cabeza, especialmente en la parte posterior del cuello.

  • La cefalea en racimos:

Es otro trastorno que está estrechamente relacionado con la cefalea vascular. Se caracteriza por ataques extremadamente dolorosos que ocurren en racimos o grupos, a menudo centrados alrededor de un ojo. Aunque la causa exacta de la cefalea en racimos no se comprende completamente, se cree que está relacionada con la actividad anormal en los vasos sanguíneos del cerebro.

  • El flujo sanguíneo cerebral y los cambios en la vasodilatación y vasoconstricción:

También pueden desencadenar síntomas neurológicos en algunos casos de cefalea vascular. Estos síntomas pueden incluir alteraciones en la visión, sensaciones anormales o debilidad en partes del cuerpo, y dificultades en el habla o el lenguaje. Estos síntomas pueden ser alarmantes y requieren atención médica inmediata.

Los factores desencadenantes de la cefalea vascular pueden variar de una persona a otra, pero algunos de los más comunes incluyen:

  • El estrés
  • Los cambios hormonales
  • Los alimentos y bebidas específicos
  • Los cambios en el sueño
  • Los estímulos ambientales como la luz brillante o el ruido fuerte.

Cuando se trata de la cefalea vascular, es importante saber cuándo buscar ayuda médica especializada. Si experimenta dolores de cabeza recurrentes, especialmente si están asociados con síntomas neurológicos como debilidad, dificultades en el habla o cambios en la visión, es importante acudir a consultar a un neurólogo para una evaluación completa.

Además, si los dolores de cabeza interfieren significativamente con su vida diaria o si experimenta síntomas graves como pérdida del conocimiento, debe buscar atención médica de emergencia de inmediato.

¿Cuál es el tratamiento para la cefalea vascular?

El tratamiento farmacológico de la cefalea vascular generalmente implica el uso de medicamentos para aliviar el dolor agudo durante un ataque de migraña y para prevenir ataques futuros. Los analgésicos, los antiinflamatorios no esteroides (AINEs), los triptanos y los medicamentos preventivos como los betabloqueantes, los antidepresivos y los antiepilépticos pueden ser recetados según la gravedad y la frecuencia de los síntomas.

Todo esto dado bajo la supervisión de un medico especialista en trastornos neurologicos, ya que se ha observado en diversos estudios que algunas combinaciones de medicamentos sin supervisión estrecha pueden dar en el largo plazo cefaleas más intensas y con una complejidad mayor para su control.

Además del tratamiento farmacológico, la prevención de las migrañas también puede involucrar cambios en el estilo de vida y la identificación y evitación de los desencadenantes conocidos. Esto puede incluir la adopción de hábitos de sueño regulares, la gestión del estrés, la alimentación saludable, la hidratación adecuada y la reducción de la exposición a estímulos ambientales que pueden desencadenar ataques de migraña.

Tratamiento de la Cefalea Vascular con estimulación magnética transcraneal

La EMT es una técnica no invasiva que utiliza campos magnéticos para estimular áreas específicas del cerebro. A través de un dispositivo que se coloca sobre el cuero cabelludo, se generan pulsos magnéticos que atraviesan el cráneo y alcanzan el cerebro, modulando la actividad neuronal.

Mecanismo de Acción en el Tratamiento de la Migraña

El mecanismo exacto por el cual la EMT alivia las migrañas no se comprende completamente, pero se cree que influye en la excitabilidad cortical y la actividad de las redes neuronales involucradas en la generación del dolor. La EMT puede ayudar a:

  1. Reducir la Frecuencia y Severidad de los Episodios: Al modular la actividad neuronal en las áreas del cerebro implicadas en la percepción del dolor y la regulación de la vasculatura cerebral, la EMT puede disminuir la frecuencia y la intensidad de las migrañas.
  2. Interrumpir los Procesos de Sensibilización Central: La EMT puede influir en los mecanismos de sensibilización central que amplifican la percepción del dolor durante los episodios de migraña.
  3. Mejorar el Flujo Sanguíneo Cerebral: Se ha observado que la EMT puede mejorar la perfusión cerebral, lo que podría contribuir a la reducción de los síntomas vasculares de la migraña.

Eficacia y Seguridad

Varios estudios han investigado la eficacia de la EMT en el tratamiento de la migraña. Los resultados indican que la EMT puede ser eficaz para:

  • Reducir la Frecuencia de las Crisis: Pacientes tratados con EMT han reportado una disminución significativa en el número de días con migraña por mes.
  • Aliviar la Intensidad del Dolor: La intensidad del dolor de cabeza también se ha reducido en pacientes que utilizan EMT como parte de su tratamiento.
  • Disminuir la Dependencia de Medicación: Algunos estudios sugieren que la EMT puede reducir la necesidad de medicamentos analgésicos o antimigrañosos, mejorando así la calidad de vida y reduciendo los efectos secundarios asociados con estos fármacos.

En términos de seguridad, la EMT se considera un tratamiento seguro y bien tolerado. Los efectos secundarios son generalmente leves y transitorios, incluyendo molestias en el cuero cabelludo y leves dolores de cabeza post-tratamiento.

Procedimiento de la EMT

El procedimiento de la EMT para la migraña generalmente incluye:

  1. Evaluación Inicial: Un neurólogo realiza una evaluación detallada del historial de migraña del paciente y determina la idoneidad de la EMT como tratamiento.
  2. Configuración del Dispositivo: Durante la sesión, se coloca una bobina electromagnética sobre el cuero cabelludo del paciente, generalmente en el área del córtex prefrontal.
  3. Aplicación de Pulsos Magnéticos: Se aplican pulsos magnéticos en sesiones que pueden durar entre 20 y 40 minutos. La cantidad y frecuencia de las sesiones varían según el protocolo específico y la respuesta del paciente al tratamiento.
  4. Monitoreo y Seguimiento: Es esencial un seguimiento regular para evaluar la eficacia del tratamiento y ajustar las sesiones según sea necesario.

En conclusión, la cefalea vascular, incluida la migraña y otros trastornos relacionados con los vasos sanguíneos del cerebro, es una condición compleja que puede tener un impacto significativo en la vida diaria de quienes la padecen. Comprender las causas subyacentes, los síntomas, los factores desencadenantes y las opciones de tratamiento supervisado por neurólogo es fundamental para manejar efectivamente esta condición y mejorar la calidad de vida de quienes la experimentan.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes